El Kirchnerismo en datos: de la nación que encontraron a la que dejan

los-kirchner

Este domingo 22 de Noviembre se celebrará en Argentina la segunda vuelta a las elecciones presidenciales, o ballotage. Las encuestas dan por vencedor al candidato no-peronista, ideológicamente posicionado en la derecha liberal, Mauricio Macri, de la alianza Cambiemos. Parece ser que el candidato del oficialista Frente para la Victoria, Daniel Scioli, tiene las de perder.

Sin pretensión de ningún tipo, mi intención en este artículo es presentar los resultados de las políticas del Kirchnerismo, encarnado por Néstor Kirchner primero (2003-2007) y por Cristina Fernandez después (2007-2015). En primer lugar, señalar que el Kirchnerismo se alzó con la victoria en una coyuntura de aplastante miseria para la nación Argentina, y por la tanto permanence poco claro si los avances de esta época son consecuencia de su política o de las circunstancias macroeconómicas. Sin embargo, sí es cierto que los gobiernos de ambos presidentes tuvieron un claro perfil socialdemócrata, en lo que al papel del Estado en la economía se refiere. En todo caso, los datos son sacados de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), de Naciones Unidas, para tener una fuente lo más fiable e imparcial possible.

Gasto edu

En primer lugar, el gasto en educación incrementó de forma clara durante el Kirchnerismo. Representaba en torno al 10% del gasto publico en 2002, y en 2012 ya representaba el 15% (aunque el pico fue en 2009 con el 16%). Además, como prorcentaje del PIB, Néstor encontró un 3% en gasto educativo y en 2012 Cristina lo alzó al 5,5%. Por tanto, vemos un claro incremento en ambos casos, aunque con un cierto estancamiento a partir de 2009.

Tasa edu

Si pasamos a observar los efectos de la política educativa (que va mucho más allá del gasto, pero me veo obligado por falta de recursos a utilitzar proxys – debidamente contestables), vemos un claro incremento en la tasa de matriculación tanto en educación secundaria como pre-primaria. La educación pre-primaria, por cierto, se considera no solo una política positiva para la mejora cognitiva del o la infante, sino también una reconocida  medida de fomento de la autonomía de la mujer. Los vacíos que se identifican entre años corresponden (aquí y en adelante) a información no disponible.

Gasto salud

Hogares saneados

Tugurios

Mortalidad infantil

En relación a la sanidad, el gasto publico como porcentaje del PIB se mantuvo, de media, estable, con tendencias crecientes y decrecientes. Sin embargo, los efectos no fueron necesariamente negativos. La mortalidad infantil pasó del 18‰ en 2003 al 12,5‰ en 2015, una reducción considerable. Asimismo, otros indicadores de salubridad, como la población urbana viviendo en tugurios o los hogares saneados experimentaron tendencias claramente positivas. La población urbana viviendo en tugurios pasó del 33% en 2001 al 16% en 2014. Los hogares saneados, tanto en el ámbito urbano como en el ámbito rural, rebasan el 95%, y es importante remarcar que los hogares rurales presentan, desde 2011, mejores marcas que los urbanos.

GINI

En cuanto a la desigualdad, si la medimos con el coeficiente de GINI, a pesar de que los datos son discontinuos, la tendencia es positiva (0 = igualdad perfecta; 1 = desigualdad perfecta). Así, antes de asumir Néstor la presidencia el coeficiente estaba en casi el 0,600 mientras en 2012 era del 0,480.

Quintiles

 

Ingresos

Para complementar el coeficiente de GINI, podemos añadir que el quintil más rico de Argentina llegó a acumular 25 veces más riqueza que el quintil más pobre en 2004. En 2012, la cifra se reducía a 13, prácticamente la mitad. De forma similar, en 2002 solo el 18% de la población Argentina tenía ingresos más de 3 veces superiors a la línea de pobreza. En 2012, era más del 70%. Todos los indicadors apuntan a una reducción de la pobreza y la desigualdad, aunque la ausencia de datos recientes impiden ofrecer la imagen completa.

Feminización pobreza

Una seria deuda pendiente para el Kirchnerismo es la feminización de la pobreza, tanto en el ámbito urbano como en el rural. En ambos casos, la feminización de la pobreza no ha parado de crecer. En otras palabras, las mujeres están cada vez más sobrerepresentadas entre la población pobre. Antes del Kirchnerismo había una situación de casi paridad, pero en 2012 las mujeres ya eran entre un 25% y un 42% más pobres que sus homólogos masculinos.

Bosques

Un indicador que no puedo dejar de lado, por mi corazoncito verde, es el impacto ambiental del Kirchnerismo. El impacto ha sido negativo si utilizamos como proxy la proporción de superfície cubierta por bosques, que bajó del 11,6% en 2000 a algo ménos del 10% en 2015. Probablemente, ello se debe a la política desarrollista de Argentina, que ha promovido la recuperación de empleo industrial (con YPF y Aerolínias Argentinas como ejemplos más mediáticos), pero al coste de producir externalidades negativas en la naturaleza.

PIB

Dejo los datos sobre el crecimiento económico para el final porque sirven un poco como conclusión. El Kirchnerismo ha sido, en general, una etapa de crecimiento económico, llegando a crecer a ritmos de prácticamente el 10% en términos del PIB. Argentina se recuperó bien de los daños de la crisis financiera global, creciendo el 10% en 2010. Sin embargo, el crecimiento para 2014 fue de más o menos el 0,5%.

Si vemos algunos de los otros indicadores, también parecen ofrecernos un cierto estancamiento. El Kirchnerismo se ha caracterizado por ser una etapa de crecimiento económico, redistribución de la riqueza y reducción de la desigualdad. De eso no hay duda, o no hay más duda que la interesada. Sin embargo, los datos pueden (o no) sugerir un estancamiento del proyecto del Kirchnerismo, o de su proyecto. Es cierto que Brasil, sin embargo, creció en 2014 todavía menos (0,1%), pero otros gobiernos progresistas de la región crecieron el 5,4% (Bolívia), el 3,5% (Uruguay), el 3,4% (Ecuador) y  el 1,9% (Chile). Los conservadores Colombia y México crecieron al ritmo de 4,6% y 2,1% respectivamente, mientras Venezuelas se contrajo un -4%.

La pregunta es, hoy, si el Kirchnerismo puede seguir generando empleo, igualdad y riqueza al ritmo de los últimos 12 años, o ello es una quimera. Y si puede hacerlo de forma respetuosa con el medio ambiente y luchando para cerrar la brecha de género. Y una pregunta quizás más importante o pertinente es si Macri y Cambiemos se presentan para continuar el proyecto o re-agarrarse a las medidas del consenso de Washington: privatización, desregulación y libre mercado.

Nota Final: no pretendo en ningún momento ofrecer un retrato edulcorado ni nefasto de la época Kirchnerista. A los datos ofrecidos, habría que sumarle los escándalos de corrupción, así como muchos otros datos e indicadores no-monetaristas de la pobreza y las oportunidades. Los temas sociales no computables en cifras, como la opción de no tocar la legislación en material de aborto, también son de importancia. Sin embargo, los recursos son limitados, y los que ofrece CEPAL, también.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s