Carta abierta a la izquierda

Para algunos quedan todavía lejos, y para demasiados serán poco más que una cita sin demasiada trascendencia. Sin embargo, están más cerca de lo que se nos antojan y tienen más relevancia que nunca. Las elecciones europeas.

Esta contienda electoral presentará un reto viejo pero mayor que nunca: la unidad de la izquierda. Esa quimera carcomida por alguna maldición oculta, un mal secular que ha reforzado la compacta unidad de la derecha fortaleciéndola para, aliada con la fallida socialdemocracia, cercenar las oportunidades y las esperanzas de esta Europa en ruinas -en lo moral, en lo económico, en lo político, en lo social-.

Ante la desesperanza que nos acecha, somos muchos y muchas las que refugiamos nuestros alientos en la unidad de los y las progresistas. De los progresistas auténticos, no aquellos que han privatizado, vendido el país a la banca y condenado a sus pueblos a vagar por el desierto por siempre jamás. Sin embargo, parece que nuevamente los obstáculos serán más habituales que los puentes, y los reproches más comunes que la generosidad.

Pero vamos a hablar con nombres: podemos acudir a las elecciones europeas con dos candidaturas divorciadas. Dos candidaturas de izquierdas, ecologistas, feministas y que apuesten por el derecho a decidir de los pueblos. Una, encabazada por IU; otra, encabezada por EQUO. La primera, con el apoyo de ICV, y quien sabe si las fuerzas de la Izquierda Plural (o la CHA, que es la que tiene representación). La segunda, con Compromís, Iniciativa Verds de les Illes Balears, Anova…

Esto es, puede ser que acudamos a las elecciones con dos opciones con el mismo fin. Es más, con partidos hermanos en el otro bando: ¿cómo vamos a competir la gente de ICV con nuestra familia, con Compromís i Iniciativa de ses Illes? ¿Cómo va a competir IU con Anova, con quién están haciendo un excelente trabajo en Galiza?

Nos pueden llegar a pedir que nos resguardemos de la más amenazante de las tormentas con dos paraguas a la vez, y nos vamos a mojar. Nos vamos a empapar. La gente de izquierdas, ecologista, feminista y demócrata de los pueblos de España nos merecemos alguna cosa más. Nos merecemos un espacio plural y de generosidad que abarque las distintas ideas de una misma inquietud, no que nos hagan elegir entre los mismo y lo mismo.

Habrá mucha gente que, de darse la situación que describo, no sabrá por qué optar. Puede ser que, como el asno que debía elegir entre dos sacos de comida iguales y murió de hambre al no hallar salida racional a tal empresa, la gente de izquierdas pasemos. Puede que no votemos ninguna de las listas, si hubiere más de una. Puede que sintamos que no merecemos el desprecio de anteponer los intereses corporativos al sufrimiento de la gente. Y si el dolor del pueblo no vale lo suficiente como para apartar diferencias y alumbrar lo que nos asemeja, que no cuenten con nosotros. Que para votar a un partido de izquierdas que humille al pueblo, ya votaremos si acaso al PSOE.

En sus manos está, por desgracia no es las nuestras. Por desgracia, no en las mías.

Gerard Domínguez i Reig

Militante de Iniciativa per Catalunya Verds

Anuncis

4 thoughts on “Carta abierta a la izquierda

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s